GALLETAS AL ACEITE DE AVELLANA

Al igual que a muchos, a quien no le ha rondado la idea de un día perfecto. Recolectar los frutos secos de temporada, acariciado con los suaves rayos de sol de primavera y envuelto en el aroma a hierba recién cortada y leña quemada.
Hay una o dos bandejas de galletas en el horno. Sentarnos a tomar un café y un plato de galletas caseras parece un plan insensatamente estupendo en esos días en los que tenemos tanto que hacer. Pero en un día perfecto, no dejarás pasar la oportunidad del olor de las galletas recién horneadas con Aceite de Avellanas Azada. Su dulce sabor es el complemento ideal a un café recién hecho. El Aceite de Avellanas Azada es reconocido por su calidad y, al igual que todos los frutos secos, su sabor se acentúa al calentarse haciendo las galletas más tiernas, suaves y sencillamente celestiales. Justo como la idea del día perfecto que nos rondaba por la cabeza. 
 

Salen sobre 40 galletas.
Ingredientes:

115 ml Aceite de Avellanas Azada + 1 cucharadita extra.
315 gramos de harina de trigo (o de preparado para repostería sin gluten)
200 gramos de azúcar glas.
120 gramos de avellanas, en trozos.
2 huevos
15 gramos de levadura en polvo.

Preparación - para la masa:

En un recipiente grande, batir el Aceite de Avellanas Azada y el azúcar glas hasta que la mezcla quede blanquecina. Seguidamente, añadir los huevos uno a uno y mezclar con la harina y la levadura usando un cucharón de madera. Incorporar las avellanas troceadas y refrigerar la masa durante 1 hora más o menos.

Preparación - para hornear las galletas:

Pre calentar el horno a 190º. Cubrir dos bandejas de horno con papel vegetal y reservar. Cuando la masa ya esté firme, untarse las manos con la cantidad extra de Aceite de Avellanas Azada y extender la masa hasta formar un cilindro largo, de unos 5 cm. de alto. Cortar la masa transversalmente en rodajas de 0,5 cm. y colocarlas en las bandejas de horno a unos 2,5 cm. de distancia las unas de las otras. Hornearlas durante 10-12 minutos hasta que estén doradas, y el aroma de avellanas llene su hogar con el olor de las galletas calientes recién salidas del horno.

*Gracias al aceite de avellanas, las galletas conservarán perfectamente su aroma y sabor hasta por una semana, almacenadas en un recipiente hermético para mantenerlas tiernas y crujientes.