PIZZA CASERA DE VERDURAS FRESCAS CON ACEITE VIRGEN DE PISTACHO

A una masa tierna y esponjosa le va ideal unas verduras frescas de temporada por encima. Esta masa no necesita trabajarse en exceso, es perfecta! Se hornea maravillosamente en el horno de casa y el resultado es mejor que cualquier pizza comprada para llevar.

Lo mejor de hacer pizzas, es que no hace falta que los ingredientes queden muy ordenados, sino que se mezclen entre ellos de manera fabulosa. Decorada con semillas y cubierta con productos de temporada, su hogar olerá a gloria!

Para 4 (salen dos pizzas grandes)

Ingredientes de la Masa de Pizza:

2 cucharadas de Aceite de Oliva Extra Virgen Azada.
500 gramos de harina de trigo (o preparado de repostería sin gluten o maicena).
1/2 cucharadita de sal.
7 gramos de levadura fresca de panadería.
1/2 cucharadita de azúcar.
300-325 ml. de agua tibia.

Ingredientes Pizza:

4 cucharadas de Aceite Virgen de Pistacho Azada + extra para rociar..
6-8 corazones de alcachofa, partidos por la mitad.
150 gramos de hojas de espinaca baby.
1 y 1/2 cucharadas de pipas de girasol.
40 gramos de virutas de parmesano + 10-15 gramos extra.
1 calabacín pequeño, cortado en rodajas finas.
4-6 espárragos verdes, recortados.

Preparación de la Masa de Pizza:

Mezclar el Aceite de Oliva Virgen Extra Azada, el agua tibia, la levadura y el azúcar en un recipiente que no esté frio, y reservar.

Tamizar la harina y la sal en otro recipiente, haciendo la forma de un volcán. Dejar un hueco en el centro y verter la mezcla anterior de la levadura. Amasarla con las manos y formar una bola.

Poner la masa en un recipiente grande y limpio, y cubrir con papel film. Dejarla reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora, hasta que casi haya duplicado su tamaño.

Pasar la masa de pizza a una superficie de trabajo enharinada, enrollarla suavemente en forma de cilindro, dividirla en 2 porciones iguales y cubrirla con papel film.

Cuando esté lista, enharinar generosamente la tabla de trabajo, y luego extender la masa al tamaño y grosor deseado.

Montaje de la Pizza:

Forrar una bandeja de horno grande con papel vegetal y reservar. Colocar la rejilla en el centro del horno y precalentar al máximo posible: 260°C

Calentar un poco de Aceite Virgen de Pistacho Azada en una sartén. Una vez caliente, dorar los calabacines cortados a fuego medio-alto durante 2-3 minutos y reservar. Colocar las masas de pizza en las bandeja de horno. Rociar unas 2 cucharadas de Aceite Virgen de Pistacho Azada sobre cada pizza. Dividir y repartir las virutas de parmesano y las pipas de girasol entre las dos pizzas, dejando un espacio alrededor de los bordes.

Repartir las hojas de espinaca sobre las pizzas y colocar encima los calabacines y las alcachofas. Poner un poco más de Aceite Virgen de Pistacho Azada por encima y hornear hasta que la parte de abajo esté crujiente y la parte superior esté un poco abultada, durante unos 10 minutos.

Pasar a una tabla de cortar y repartir unas cuantas virutas adicionales de queso parmesano en cada pizza.