POLLO SATAY AL CACAHUETE

Con esta receta, la satisfacción está garantizada! El Aceite de Cacahuete Azada convierte su sabor en más auténtico y fácil de conseguir. Todos sabemos que la comida presentada en brochetas es increíblemente divertida y fácil de comer, ya que así tus dedos no se ensucian! Estos satays de pollo están hechos con jugosas pechugas de carne, y maceradas en cremosos y deliciosos ingredientes para que no se sequen durante la cocción.

La mejor parte es el azúcar incorporado en el adobo, que proporciona a la carne un bonito y acaramelado tono dorado, y la esencia de la parrilla.

Ideal para compartir
Ingredientes:

750 gr. de pechugas de pollo sin piel, cortadas en trozos medianos.
Brochetas de bambú.

Ingredientes para el adobo:

4 cucharadas de Aceite de Cacahuete Azada
2 chalotas rojas, peladas y picadas en trozos grandes.
3 dientes de ajo grandes y pelados.
1 trozo de unos 2,5 cm. de jengibre fresco .
Un pequeño manojo de cilantro fresco y hierbabuena
2 cucharadas de cilantro y comino en polvo
1 cucharada de cúrcuma en polvo
1 cucharadita de curry en polvo
1 cucharada y media de salsa de soja (sin gluten)
300 ml. de leche de coco
1 cucharadita de sal marina.
3 cucharadas de azúcar moreno.

Preparación:

Para hacer el adobo, introducir las chalotas, el ajo, el jengibre, la hierbabuena y el cilantro en un procesador de comida o batidora, y triturar hasta conseguir un puré fino. Verter el puré resultante en un recipiente grande y añadir las especias, la sal y el azúcar. Remover bien hasta mezclar todos los ingredientes, y una vez mezclados añadir el Aceite de Cacahuete Azada, la leche de coco y la salsa de soja. Remover de nuevo hasta conseguir una salsa cremosa con aroma a cacahuete.

Añadir el pollo, mezclando bien para asegurar que todos los trozos están bien cubiertos con la salsa. Tapar el recipiente y dejarlo macerar en el frigorífico durante 6-8 horas.

Una hora antes de cocinarlo, remojar las brochetas de bambú en agua fría para evitar que se quemen durante la cocción.

Mientras tanto, precalentar el horno a temperatura alta. Insertar los trozos de pollo en las brochetas y cocinar durante 7-10 minutos por cada lado (dependiendo del grosor de los trozos), hasta que ambos lados estén ligeramente dorados por los bordes. Servir calientes.